Coca-Cola, Corona y Marlboro entran al mercado de la marihuana

Empresas como Coca-Cola, Corona y Marlboro están explorando la producción en línea de la liberación del cultivo de la marihuana. Ahora son las empresas que se interesan en este negocio, ya no rastafaris, Bob Marley o cualquiera de esos otros estereotipos.

Coca-Cola podría insertar al mercado bebidas con infusiones de cannabis. La firma anunció en un comunicado este lunes que está “vigilando de cerca” el crecimiento del CBD, un componente no psicoactivo de la marihuana, como ingrediente de lo que llama bebidas funcionales para el bienestar. Aún siguen en negociaciones. La noticia fue publicada por primera vez por Bloomberg, y la compañía refresquera dijo que estaba en conversaciones con Aurora Cannabis, una compañía canadiense que también estaba interesada en la producción. Altria, la productora de marcas como Marlboro, también anunció su incursión en este mercado. Esta compañía informó que invertirá 2.4 millones de dólares en Cronos Group, una compañía canadiense de marihuana recreativa y médica. El apostar por este negocio aseguraría sus ventas en un futuro, señaló en un comunicado Howard Willard, presidente de esta compañía, y esto se debe a que el mercado de la cannabis tendrá un crecimiento exponencial. El grupo Constellation Brands, propietaria de la cerveza Corona, también invertirá en una empresa canadiense, aportará USD 4.000 suplementarios a Canopy Growth, una firma creada en 2013 y elevará a 38% su participación en esa empresa montada al sur de Ottawa en 2013. La empresa considera que la marihuana será legalizada próximamente en todo Estados Unidos y en casi todo el mundo, lo que beneficiará a la empresa en su incursión en este nuevo mercado. Lo que les interesa a las cerveceras es fabricar bebidas con cannabis para sustituirla por el alcohol. En Argentina Argentina recientemente entró al juego, con la ayuda de socios privados para alentar el cannabis como un modelo “económico regional” en alza, uno cuyo crecimiento podría superar rápidamente la producción de limón o arándano en el país. En la provincia de Jujuy, el Ministerio de Seguridad dio luz verde al gobernador Gerardo Morales para facilitar la producción de marihuana en zonas secas y soleadas para la exportación. No ha sido la única, la provincia de San Juan también está estudiando la producción, ya que la firma canadiense Wayland Group ya está comprando tierras para el cultivo. El gasto mundial en cannabis legal, ya sea para uso medicinal o recreativo, totalizó $20 mil millones de dólares el año pasado, el portal de noticias statista. com informes. Para el 2021, se espera que esa cifra aumente a $35 millones de dólares; y en 2024, podría ser hasta cuatro veces mayor, con $64 millones de dólares, predice el sitio. En los Estados Unidos y Canadá, los observadores estimaron el valor del mercado legal de cannabis para 2022 en $23 mil millones dólares. En 2018, los niveles de consumo alcanzaron los $11 mil millones de dólares, según Arcview Market Research y BDS Analytics. Israel, una de las naciones más recientes en ingresar a la industria, estima que las exportaciones de cannabis podrían generar mil millones de dólares: en otras palabras, el doble que las exportaciones de limón del país del Medio Oriente en 2018. A modo de comparación, Argentina vendió el año pasado $262 millones de dólares en frutas cítricas y $242 millones de dólares en aceites, según datos de la oficina nacional de estadística del INDEC. A diferencia de Uruguay, donde la producción es un monopolio estatal, el mercado local en Argentina está abierto a empresas extranjeras de los Estados Unidos y Canadá. En Jujuy, el gobernador Morales ha dejado el negocio en manos de una empresa privada. Cannabis Avatara, que trabajará en asociación con el estado provincial y la firma estadounidense Player´s Network Inc, la compañía controladora de Green Leaf Farms Holdings, que, según se informa, está proporcionando financiamiento. Cannabis Avatara está a cargo del hijo del gobernador, Gastón. NEGOCIO FAMILIAR Gastón Morales no tiene experiencia en producción agrícola. Sin embargo, él tiene experiencia con empresas estatales provinciales. Sus asociados en la empresa de cannabis, Green Leaf Holdings, se han abstenido de comentar las acusaciones de nepotismo, prefiriendo en su mayor parte mantener un perfil bajo. Mark Bradley, CEO de Player’s Network Inc, una compañía de marihuana “con operaciones de cultivo con licencia en Las Vegas, Nevada y Jujuy” canceló un proyecto en California para enfocarse en la provincia argentina. “Las tierras donde se ubica esta empresa conjunta son mil veces más grandes que las plantaciones en los Estados Unidos”, dijo, y agregó que su empresa en Jujuy también vendría con acceso a un aeropuerto y provisiones de agua de dos ríos. El proyecto busca acceder inicialmente al mercado nacional, aunque solo ofrece uso legal en clínicas y hospitales para el tratamiento de la epilepsia. El cultivo de cannabis es actualmente ilegal en Argentina, aunque el Poder Judicial ha autorizado casos individuales de manera lenta pero constante. LAS GRANDES FIRMAS Mientras tanto, las grandes multinacionales están vigilando, no queriendo perderse el “momento del cannabis”, y muchas analizan si lanzar productos o invertir en compañías que están explorando el cultivo de la planta. Por ejemplo, Coca-Cola informó el año pasado que está “monitoreando de cerca” el desarrollo de Cannabidiol (CDB), un componente no psicoactivo de la marihuana, como un ingrediente de lo que describe como bebidas funcionales para el bienestar. Además, el principal accionista y firma matriz del gigante del tabaco Philip Morris, Altria Group, pagó $1,8 mil millones de dólares para comprar una participación del 45 por ciento en Cronos Group, un importante productor canadiense de cannabis. Constellation Brands, el productor de la cerveza Corona, inyectó unos $4 mil millones de dólares en una empresa canadiense, Canopy Growth, lo que elevó su participación en la empresa al 38 por ciento mientras busca aprovechar la tendencia mundial hacia la legalización. En Wall Street, la inversión en marihuana se ha disparado y ahora hay fondos que se especializan en lo que se ha denominado la nueva “fiebre del oro”, aunque eso debería ser realmente ecológico. En 2019, más de una docena de empresas del sector cotizarán en la bolsa de valores.