La economía argentina está de rodillas y se contrae un 10% en el tercer trimestre

La economía argentina se encuentra en una profunda recesión desde 2018 pero el declive económico lo hemos podido ver con más fuerza desde el año pasado producto de la pandemia. La tasa de desempleo alcanzó el 10,4% el año pasado. Y la inflación se estima actualmente en 48%, lo que sigue erosionando el valor del peso. Se pensó que con las elecciones del 2019 se podría sacar al país de la recesión y arreglar la deuda y las crisis monetarias que han destruido los ahorros y el poder adquisitivo.

Pero con la pandemia aún en su apogeo, se está apartando cada vez más gasto estatal, destinado a saldar deudas reestructuradas, para luchar contra la emergencia sanitaria. Hasta el momento la pobreza en este país ha subido más de un tercio, y más de 10 millones de los 45 millones de habitantes del país necesitan asistencia alimentaria, en comparación con los 8 millones antes de la pandemia.

Si bien el gobierno ahora tiene acceso a los mercados de capital nuevamente para obtener nuevos préstamos, no puede pedir prestado a tasas de interés bajas. En cambio, los ministros han tenido que recurrir a impuestos sobre el patrimonio y otros gravámenes para generar ingresos muy necesarios. Por ejemplo, los argentinos que utilizan su tarjeta de crédito en el extranjero están gravados con un impuesto solidario del 30%. Mientras tanto, las empresas enfrentan controles de precios que, según dicen, no pueden permitirse absorber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir